Google+ Followers

martes, 29 de diciembre de 2015

Depende




Que los ríos caudalosos
rieguen la faz de la tierra
y no se agote el deseo
de poblar hojas en blanco
con un manojo de letras.
Que no falte una plegaria
a la hora en que se reza
y frente a lo incierto
la cobardía se rinda
y el coraje prevalezca.
Que no importe el imposible
del desafío que enfrentas
cuando se escala desnudo
hasta la cumbre de un sueño
aunque su nieve sea eterna.
Que tu voluntad enarboles
al enfrentar la tormenta
y ya nunca retrocedas
si te intimida el rugido
de la amenaza en la fiera.
Todo ello depende
tan solo de tus fuerzas,
del tesón y el empuje
que dejes brotar del alma
al sentir que tropiezas.
Y si acaso te venciesen
las dudas y los miedos
cierra tus ojos, respira profundo
que morirás solo un instante
para resucitar de nuevo.


Marcelo Posada
© Derechos Reservados
http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar

martes, 22 de diciembre de 2015

Navidad



Navidad

En precarios asentamientos
o tierras ancestrales,
en pueblos humildes,
caseríos perdidos
o fastuosas ciudades…
Con árboles suntuosos
o sencillos Belenes,
con velas en las mesas,
calcetines en la chimenea,
dulces y pasteles…
Con la llegada inesperada
o esperando a quien no viene
con el pan duro compartido
y el vino que se ofrece.
Con coronas de Adviento,
villancicos y novenas,
misas a medianoche,
posadas y pastorelas.
Con pequeños aguardando
al Niño Jesús, el Olentzero,
Santa Claus o Papá Noel,
en la nieve silenciosa
o en el rugir de la playa
con fuegos de artificio
o adornos de papel.
Desde el Ártico profundo
hasta la Tierra del Fuego,
desde la cordillera helada
hasta los Pirineos,
en la selva, los desiertos
o el hielo groenlandés…
todos a su manera,
todos a su modo
sin que importe la forma,
sin importar el como,
buscarán por la noche
una Estrella de Belén.

Marcelo Posada
© Derechos Reservados
http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar

sábado, 12 de diciembre de 2015

Porque me lees



Porque me lees

Porque me lees más allá
de la tinta
te busqué en las copas vacías
y en la borra del café,
en los ceniceros marchitos
por la espera
y en la silueta que proyecta
mi mundo bajo tus pies.
En el abismo de la duda,
en la certeza transparente
y en las fronteras de mi fe,
en la quietud que antecede
al movimiento
y en las noches en que despierto
sin soñarte te soñé.
Porque me lees más allá
de la tinta
te busqué en la luz que olvida
su ceniza entre mis manos,
en el cofre que atesora
las virtudes
y en las rugosas aristas
del pecado.
En el carrusel de las horas
que se atascan,
por el óxido del tiempo,
en los relojes atrasados
y en la paciencia al aguardar
se apiade la luna de mis huesos
y señale tu tejado.

Marcelo Posada
© Derechos Reservados
http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar

sábado, 5 de diciembre de 2015

Casi nada



Casi nada

Ya no quiero que me quieras
como sea
ni que me quieras como quieras
ni cómo te parezca, ni como puedas.
Es muy poco lo que te pido.
Solo pretendo que el amor
que nos una
sea como el aire que respiro.
A plena luz o en la penumbra…
en la tempestad o la calma…
que surja desgarrándote
el cuerpo
pero brotando desde el alma.
Solo así seremos solo uno…
solo así una sola llama…
es muy poco lo que te pido,
casi todo… casi nada.

Marcelo Posada
© Derechos Reservados
http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar