Google+ Followers

sábado, 10 de octubre de 2015

De agua





De agua

La rama se mueve
febril y alocada
en la furia de un viento
que marca compases
relojes de plomo
retienen el tiempo
hasta que un rayo certero
lo vuelve a su cauce.
Torpe y furiosa
la lluvia golpea
el cristal que separa
mis huesos del mundo
contrasta ese eco
que deja en el aire
la ausencia de voces
y el silencio profundo.
Vestida de lluvia te veo
a lo lejos
y muere la espera
que tanto me ahogaba
el aguacero no cesa
y poco ya importa
si trae la tarde
tus besos de agua.

Marcelo Posada
© Derechos Reservados
http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar