Google+ Followers

domingo, 27 de julio de 2014

El cuarto deseo

Una vida entera mi corazón

te esperó.

Solo estando con luces

apagadas

pude ver a lo lejos

ese destello

donde mis sueños

no llegaban.

Demás está decirte,

que te siento ese paraíso

pendiente

que por azar o sortilegio

o vaya a saber porque

habría de tocarme en suerte.

Veneno oculto en la manzana,

serpiente que mal aconseja

o ramillete de anhelos

donde desplegar mis alas.

No lo sé bien.

Pero lance un mensaje

con pedido en la botella

y un día, inesperadamente,

llegó la respuesta.

Quise un cuarto deseo

y me ha sido concedido.

Si mi vejez será a tu lado

el deseo se habrá cumplido.



Marcelo Posada

http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar