Google+ Followers

miércoles, 2 de julio de 2014

Alejandra

Cuantas veces te busqué

en esos espejos

que reflejan la humedad

en los ventanales,

y en las sombras

que se diluyen lentamente

al arrastrarse bajo las luces

mortecinas de las calles.

Tantos fueron los sueños

que indagué sin dar contigo

como lagrimas de sal

habitaron mis heridas

y tras más de un centenar

de ceniceros

me perdí en esos abismos

de silencio y nicotina.

Te busqué en la tinta inmóvil,

y en la hoja en blanco,

como siempre,

mansa y cristalina,

hasta hallar tu nombre

escrito sobre la arena

con la espuma que las olas

abandonan en la orilla.


Marcelo Posada


http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar