Google+ Followers

lunes, 12 de mayo de 2014

Rueca

Giro la rueca y al detenerse
siempre estás al otro extremo.
Cada noche, desnuda
y cautelosa
te despides mientras duermo
luego de haberme amado
aunque sea solo en sueños.
El calor de tu cuerpo
queda por vestigio
del momento compartido
tanto, que al despertar percibo
tu sabor en mi boca
y un rezago de tu aroma
donde el lecho está vacío.

Marcelo Posada
http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar