Google+ Followers

lunes, 14 de abril de 2014

Para ser feliz

Para ser feliz abandoné el blanco y negro
y adopté todos los colores,
acepté que las heridas no se borran
y exilié de una vez y para siempre
el ahogo que producen los rencores.
Decidí dejar a un lado las angustias,
las tristezas, los dolores,
y con un manto de crudo olvido
sepultar en la memoria aquellas dudas
que acarrean los temores.
Para ser feliz puse a tus pies
las parcelas de mi alma,
cuando sin pedirme nada a cambio
sembraste las semillas del amor
que me faltaban.
Pude fundir tu existencia con la mía
al dejar que mis pasos te alcanzaran
y jurar matar por ti al dragón
a pesar de ser un príncipe
sin castillo, sin corcel y sin espada.

Marcelo Posada