Google+ Followers

martes, 29 de abril de 2014

Llamarada

Un rayo quiebra la noche
y la luz amalgamada
por detrás de los arbustos
se dispersa cuando estalla.
La lluvia torrencial no llega
a pesar que un viento húmedo
como señal inequívoca
susurra su llegada.
Es un invierno muy crudo.
Quizás disperse el frío
si en mi boca una palabra
se encendiese a medianoche
cuando el fuego de tus ojos
se transforma en llamarada.

Marcelo Posada