Google+ Followers

martes, 29 de abril de 2014

Llamarada

Un rayo quiebra la noche
y la luz amalgamada
por detrás de los arbustos
se dispersa cuando estalla.
La lluvia torrencial no llega
a pesar que un viento húmedo
como señal inequívoca
susurra su llegada.
Es un invierno muy crudo.
Quizás disperse el frío
si en mi boca una palabra
se encendiese a medianoche
cuando el fuego de tus ojos
se transforma en llamarada.

Marcelo Posada


lunes, 14 de abril de 2014

Para ser feliz

Para ser feliz abandoné el blanco y negro
y adopté todos los colores,
acepté que las heridas no se borran
y exilié de una vez y para siempre
el ahogo que producen los rencores.
Decidí dejar a un lado las angustias,
las tristezas, los dolores,
y con un manto de crudo olvido
sepultar en la memoria aquellas dudas
que acarrean los temores.
Para ser feliz puse a tus pies
las parcelas de mi alma,
cuando sin pedirme nada a cambio
sembraste las semillas del amor
que me faltaban.
Pude fundir tu existencia con la mía
al dejar que mis pasos te alcanzaran
y jurar matar por ti al dragón
a pesar de ser un príncipe
sin castillo, sin corcel y sin espada.

Marcelo Posada


martes, 1 de abril de 2014

Cuando ríes

Cuando ríes de mañana
la noche pierde sentido
si despuntas tu sonrisa
antes del alba.
El aire se torna
más liviano
y las hojas de los árboles
se agitan presurosas
saludando tu llegada.
Todo empieza cuando ríes.
El aroma a hierba mojada,
el viento azotando impiadoso
las aguas encrespadas
entre sombras que murmuran
cuando nadie las extraña.
Cuando ríes es la vida
quien decide
nube por nube,
pétalo por pétalo,
colorear a mano cuanto abarca…
al gozo, a la dicha,
a la felicidad
y sin apuro, a la esperanza.