Google+ Followers

domingo, 9 de febrero de 2014

Podrás

Podrás liberar a la tierra
de su íntimo rugido,
esparcir su manto oscuro
y desangrar el cielo
en torrentes cristalinos.
Podrás atrasar los relojes
hasta que pierdan su ritmo
definido
y abandonar la calma
cuando estorba
abrazando vendavales
repentinos.
Podrás recostar sobre la hierba
la suma de tus sueños
y los míos
y buscar en su humedad
aquellos rastros
que dejaron los besos
que perdimos.
Podrás, si así lo quieres,
aguardar a mis labios
vespertinos
que traen en sus alas
ese instante
en que puedes besarlos
sin testigos.