Google+ Followers

martes, 18 de febrero de 2014

Duerme

Duerme, niña mía, duerme
que aunque la noche se apaga
he dejado un manojo de estrellas
en los candiles
a los pies de tu cama.
Duerme, niña mía, duerme
que aunque las horas
se arrastran
en palomas mensajeras
llegarán mis brazos
a servirte de coraza.
Duerme, niña mía, duerme
que dejé mis besos
en la almohada
y a las caricias aún pendientes
con amor las he dibujado
en tus sabanas.