Google+ Followers

martes, 12 de noviembre de 2013

Imagina

Imagina que quisieras

saborear su piel a gajos

y a la suma de los besos

recibidos

la abarcases con tus brazos.

Imagina que lograses

habitar su mismo espacio

y en esa parcela de vida,

al echar raíz,

fueses tronco de su árbol.

Imagina, tan solo imagina

que intentas ser feliz

día tras día, palmo a palmo,

aunque en su aridez

el camino se muestre hostil,

voraz e insensible

bajo tus pies descalzos.




http://marcelodelacosta. blogspot.com.ar