Google+ Followers

lunes, 16 de septiembre de 2013

Sé que podrás hallarme

aún cuando no haya nadie.

Vagando por la luz en el vacío

o bajo las sombras refugiadas

entre los pliegues del aire.

Cabalgando sobre ráfagas de viento

o entre las aguas cristalinas

donde pétalos de sol

agonizan cada tarde.

Sé que podrás hallarme.

A mitad del eco en la montaña,

en la hierba húmeda de enero

o en los leños cuando arden.

En el trueno que antecede la tormenta,

en las huellas dejadas en la arena

o en las gotas de rocío

que entre musgo y piedra se deshacen.

Sé que podrás hallarme

cuando el reloj anuncie su sentencia

y dictamine que es tiempo

de marcharme.


http://marcelodelacosta.blogspot.com.ar